Los funcionarios electos el pasado 3 de marzo solo tienen una tarea: gobernar bien en función de la gente. En la gestión del gobierno concéntrese en hacerlo lo mejor en las circunstancias concretas, en 2027 su carta de presentación será: los resultados.

Por El Pueblo Redacción Mar 6, 2024

Los resultados de la elección municipal 2024 dejó electos, ya, a los 44 Concejos Municipales que gobernarán los nuevos 44 municipios que integran a los 262 distritos y que acompañarán la estrategia fundacional del país: Renace El Salvador, que lidera el Presidente Bukele, quien, al cierre de la jornada electoral, entre otras cosas, señaló: en una democracia la decisión del pueblo se respeta… El pueblo es sabio.

La tarea ahora es, sin demoras: alinear al Estado, articular la función del gobierno nacional con la gestión de los 44 gobiernos municipales, lo nacional con lo municipal, con el propósito común de lograr crecimiento económico para el desarrollo social, que haga posible el bienestar ciudadano mediante la creación de más bienes públicos que satisfagan las necesidades ciudadanas.

A partir del próximo 1 de mayo, con la implementación de la Ley Especial de Reestructuración Municipal, las autoridades municipales que asumirán sus funciones gubernativas tendrán mayor territorio y población sobre la que decidir, esa mayor cuota de poder institucional les demanda mayor responsabilidad y sabiduría frente a los desafíos, riesgos y oportunidades en cada nuevo municipio integrado. Estos gobiernos municipales tendrán mayores exigencias ciudadanas y legales, y, enfrentarán los retos transformativos de impulsar el desarrollo local sostenible para asegurarle a los salvadoreños un destino de bienestar, inclusión social y convivencia democrática.

Estos nuevos gobiernos municipales enfrentarán los desafíos de gestionar el cambio institucional, organizacional y de la operatividad funcional que provoca la reestructuración municipal, eso implicará un proceso de aprendizaje y de asentamiento y operatividad de la nueva institucionalidad autónoma. Al mismo tiempo, deben, adaptar u homologar ordenanzas y estructurar la organización funcional, y, los mecanismos de participación y consultas de la gente. Son tareas administrativas, organizacionales, de planificación estratégica y sobre todo decisiones políticas.

Desde el Ejecutivo, particularmente desde el Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial, deberá en lo inmediato organizarse la asistencia técnica para los funcionarios electos, los cuadros técnicos, y de forma paralela, promover una Nueva Ley de Ordenamiento y Desarrollo Territorial, y, una nueva Ley FODES para iniciar un proceso ordenado de desconcentración y descentralización en la prestación de los servicios públicos que brinda el Estado para el bien común, así como de las competencias para promover el desarrollo local. Y, también, se debe iniciar un proceso consultivo para adecuar toda la normativa municipal: leyes, reglamentos y los cambios institucionales para fortalecer las instituciones de soporte técnico, que viabilicen el mejor ejercicio de la función municipal.

El Ejecutivo debe impulsar un marco normativo, que sea el horizonte rector para refundar el país que de la guía y dicte los procedimientos para que cada uno de los 44 Municipios proceda a la elaboración de los Planes de Desarrollo Urbano y Rural para que luego se someta a consulta ciudadana y a su aprobación por el respectivo Concejo Municipal, esto con base a lo establecido en la Ley de Ordenamiento y Desarrollo Territorial. El Plan Estratégico de cada Municipio debe contener, fuentes de financiamiento, complementación y contribución a los planes nacionales, la participación público-privado, y, los indicadores de gestión, cuantitativos y cualitativos, así como, mecanismos metodológicos y los tiempos de ejecución para medir resultados. Sería oportuno considerar la creación de un Ministerio de Ordenamiento y Desarrollo Territorial, como ente rector de la política pública de desarrollo de los territorios.

Habrá que tener en cuenta y abordar, con madurez y visión de futuro, los temas críticos del municipalismo, afinidad política partidaria, autonomía, finanzas, calidad y cantidad de los recursos humanos, competencias de gestión, calidad y costeo de los servicios municipales, mantenimiento y edificación de infraestructuras, ordenamiento normativo local, gestión ambiental, desarrollo urbano, participación ciudadana, competencias del poder local y relación con los entes nacionales del gobierno.

Entre las tareas inmediatas de los nuevos Concejos Municipales, aun sin asumir esos cargos, están: abordar la configuración de la nueva estructura administrativa; revisar las observaciones y hallazgos de las auditorías de gestión y financieras; el informe legal; los informes por áreas de gestión y la evaluación de los diversos planes y las medidas adoptadas; la estructura jerárquica, los descriptores de puestos, las evaluaciones de desempeño, los estudios de clima organizacional; la  situación de las comunidades y las demandas ciudadanas pendientes de respuesta.

Y, con base a todo esto: iniciar la formulación del Plan Estratégico del nuevo Municipio integrado, que integre el presupuesto municipal; realizar las adecuaciones técnicas de los manuales y guías procedimentales; homologar en lo pertinente las ordenanzas y crear nuevas directrices normativas locales para empezar la nueva administración; en conjunto se trata de establecer las medidas que den la seguridad y certidumbre de que la “nueva administración” llega a trabajar y a servir para el  desarrollo humano de cada persona en los 44 municipios integrados.

La tarea de los nuevos gobiernos locales debe evitar caer en una repetición de las malas prácticas, del desgaste por pujas partidarias, de servir a los intereses de camarillas oportunistas y de clientelismos. La campaña terminó y la población, aunque no participó masivamente, ha decidido, aun los que optaron por no ir a votar, y eligieron a estos funcionarios para que trabajen sin chaleco partidario y den respuestas a los diferentes problemas de la ciudadanía en estos nuevos municipios integrados.

Los funcionarios electos el pasado 3 de marzo solo tienen una tarea: gobernar bien en función de la gente. En la gestión del gobierno concéntrese en hacerlo lo mejor en las circunstancias concretas, en 2027 su carta de presentación será: los resultados.

Alinear la gestión de los gobiernos municipales con la gestión pública del gobierno central es estratégica para el desarrollo y el bienestar de los habitantes en cada uno de los 44 nuevos municipios.

Lea También:«El pueblo odia al FMLN y ARENA» Arturo Méndez Azahar

Related Post